Renfe y Semaf, el sindicato de maquinistas, han llegado a un acuerdo in extremis a finales de la semana que permite desconvocar las cinco jornadas de huelga previstos para los días 16 de febrero, 2, 3, 9 y 10 de marzo.

La desconvocatoria ha sido posible después de que Renfe se haya comprometido a atender una serie de reivindicaciones planteadas por el sindicato, principalmente relativas al ingreso de nuevos maquinistas, así como a mejoras en el material, con el fin de cumplir los requisitos de seguridad.

Así mismo, Renfe se habría comprometido a garantizar los recursos necesarios para poder recuperar el mismo número de circulaciones que antes de la pandemia.

De igual modo, también se han articulado una serie de medidas relativas al plan de empleo para agilizar la incorporación de 391 nuevas contrataciones, además de para garantizar el proceso de salidas previstas para este año, fijadas en 1.032 para el conjunto de Renfe, 430 de ellas en concreto para el sector de conducción, según los datos de Europa Press.

Igualmente, la empresa pública se ha comprometido a trasladar al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana diversas peticiones del sindicato relacionadas con las obligaciones de servicio público del operador ferroviario público.

A este respecto, la central sindical teme que se vaya a desmantelar el sector público ferroviario, abocándolo a la «privatización encubierta de circulaciones«, como en la fallida liberalización del transporte de mercancías por ferrocarril en el año 2005.