La operación ‘Mopa‘, desarrollada por la Guardia Civil esta Semana Santa, ha servido para desmantelar una red dedicada al tráfico de hachís y marihuana, que se enviaba hacia Europa en camiones con semirremolques frigoríficos para el transporte de perecederos desde una nave ubicada en la localidad sevillana de Dos Hermanas.

Los agentes de la Benemérita han detenido ha detenido a cien personas y se han incautado 5.040 kilos de hachís y 230 kilos de cogollos de marihuana. Además se han intervenido armas y cinco vehículos, entre los que se encontraban dos camiones, material de navegación, informático y de comunicación, y abundante documentación.

Por un lado, una rama de la organización se dedicaba a abastecer de combustible a lanchas semirrígidas para el transporte de la droga desde Marruecos, que se conoce como petaqueo en la jerga, mientras que otra parte de la misma organización transportaba las sustancias estupefacientes que introducían en la península hacia Europa.

Para ello, la Guardia Cividl estima que utilizaban camiones que ocultaban en un polígono en la localidad sevillana de Dos Hermanas, repartiendo la droga habitualmente entre fruta, alternando el hachís con partidas de marihuana.

Del resultado de estas investigaciones se realizaron aprehensiones de 105 kilos de marihuana en estos camiones, mientras circulaban por el municipio francés de Dax, gracias al apoyo del servicio de Aduanas galo.

Así mismo, en España se han detenido dos camiones más. Uno en Badajoz, en el que las fuerzas de seguridad se incautaron de 300 kilos de hachís y otro en Irún que llevaba otros 125 kilos de marihuana.