DHL Supply Chain está acelerando el despliegue de la flota de carretillas elevadoras y transpaletas autónomas en sus más de 1.500 centros de todo el mundo, con mayor foco en los emplazamientos de los mercados con déficit de mano de obra en Europa, Reino Unido, Irlanda y Norteamérica.

Las transpaletas autónomas pueden realizar movimientos horizontales y verticales de mercancías paletizadas, lo que les permite gestionar la cadena de suministro de empresas de sectores como el de consumo, el minorista o el de la automoción, que se caracterizan por la manipulación continuada de palet completos.

El despliegue de estas tecnologías a gran escala forma parte de la agenda de digitalización DHL Supply Chain, acelerando su estrategia para implantar soluciones innovadoras en la cadena logística de sus clientes.

Las carretillas elevadoras autónomas se encargan de la recogida, la colocación y la reposición de palets completos en los almacenes, reduciendo el número de transferencias manuales sin necesidad de realizar cambios significativos en la infraestructura del almacén.

En sus configuraciones actuales, las unidades robóticas alcanzan el 65% de la productividad humana y mueven de 10 a 15 palets por hora. Y todo ello trabajando de forma segura junto a los empleados del almacén y los equipos tradicionales de manipulación de materiales.

Este modelo de trabajo híbrido, que implica la colaboración de personas y robots, es especialmente útil en los mercados con actividades logísticas en auge o muy volátiles, así como en las regiones que sufren temporalmente escasez de trabajadores cualificados.

Con un funcionamiento ininterrumpido, el operador calcula que una flota de sólo una docena de estas carretillas autónomas puede manipular más de un millón de palets al año en una sola instalación. El transporte robotizado en interiores aumenta, así, la eficiencia y mejora la seguridad en el lugar de trabajo al hacerse cargo de la tarea repetitiva de conducir los palets.