Una vez se supere la crisis sanitaria, van a cambiar muchas cosas en la operativa diaria de empresas de diversos sectores económicos. Algunas de ellas ya se empiezan a vislumbrar.

Dentro del ámbito logístico, por ejemplo, la concentración de trabajadores que se da en los almacenes puede suponer riesgos de contagio del coronavirus que ya están impulsando a los operadores a tomar medidas para reducir la posibilidad de que se produzca un brote de la enfermedad, algo que penalizaría la operativa.

En este sentido, DHL ha dado un paso más y ha empezado a desarrollar, en colaboración con la norteamericana Avidbots, dispositivos robóticos que permitan limpiar los suelos de almacenes y otras instalaciones de la compañía de todo el planeta, con el fin de evitar la expansión de la enfermedad.

De igual manera, con estos robots, el operador, además, conseguirá reducir el tiempo que dedican sus operarios a labores de limpieza en un 80%, con lo que podrán dedicarse a labores específicas de su actividad más productivas.

Los equipos utilizan cámaras y sensores 3D, así como inteligencia artificial para sortear obstáculos en los almacenes, de manera dinámica y totalmente autónoma, con el fin de minimizar el impacto sobre las actividades logísticas que llevan a cabo en las instalaciones.