Scania incorpora en su gama como opción la dirección asistida eléctrica.

La marca estima que este sistema mejorará la experiencia de conducción y permitirá potenciar los sistemas de ayuda al conductor, especialmente para reducir la carga mental de los conductores de vehículos pesados en carreteras muy transitadas.

En este sentido, el sistema de dirección asistida eléctrica es electrohidráulico, dependiente de la velocidad y ofrece funciones como el retorno activo y la compensación del desplazamiento inducido por el viento lateral.

Así mismo, el algoritmo de control incluye factores como la velocidad, garantizando que el par del volante sea siempre proporcional a la resistencia que ofrecen las ruedas, de tal manera que merced a la dirección electrohidráulica, el volante vuelve a la posición neutral automáticamente, algo especialmente útil en marcha atrás.

De igual modo, los camiones de la marca equipados con dirección asistida eléctrica pueden solicitarse con varios sistemas inteligentes, que se pueden agrupar en tres paquetes denominados Detección, Prevención y Confort.

La mayoría de las funciones las puede activar y desactivar el conductor, mientras que algunos también tienen funcionalidades que se solapan parcialmente, dependiendo de factores como la velocidad, área de supervisión, alcance y disponibilidad de señalización vial en buen estado, de tal manera que comparten una lógica común de advertencia.