DSV Panalpina ha dado un nuevo paso adelante para convertirse en un integrador logístico global tras cerrar el acuerdo de compra de Agility Global Integrated Logistics a su matriz, la kuwaití Agility Public Warehousing Company.

La liga de los grandes integradores multimodales globales sigue dando nuevos pasos hacia la consolidación de un modelo de corporaciones pensadas para actuar como interlocutores únicos en la gestión de las cadenas de suministro de extremo a extremo.

Así pues, dos años después de la adquisición de la suiza Panalpina, la compañía afronta una nueva gran adquisición por un importe de 4.200 millones de dólares, equivalentes a 3.480 millones de euros, que, a expensas de su aprobación definitiva por las autoridades de competencia correspondientes, se cerrará en el tercer trimestre de este mismo año.

DSV Panalpina espera que la integración de Agility Global Integrated Logistics dispare sus ingresos un 23%, especialmente en los segmentos de carga aérea, transporte marítimo y de contratos de operaciones logísticas.

De igual modo, la kuwaití también aportará más de 1,4 millones de m² de almacenes, principalmente en Oriente Medio, donde también tiene una red para el transporte terrestre de mercancías.

El acuerdo de compra contempla el traspaso del 100% del capital del operador asiático al integrador y la entrada de su matriz Agility Public Warehousing Company en el accionariado de DSV Panalpina mediante la adquisición de un paquete de 19.304.348 acciones de una corona danesa de valor cada una, equivalentes a 13 céntimos, y que suponen el 8% del capital total de la escandinava.

Global Integrated Logistics facturó el año pasado 4.000 millones de dólares, aproximadamente 3.313 millones de euros, t tiene una plantilla de unos 17.000 empleados.