Desde al año 2019, cuando se cerró el acuerdo de compra de Panalpina, DSV pasó a llamarse oficialmente DSV Panalpina. Ahora, los accionistas han aprobado en una asamblea general extraordinaria recuperar la denominación original, a propuesta de la Junta Directiva.

Con la adquisición de la división de logística de Agility, que ha finalizado a mediados de agosto, el grupo ha completado la que es su mayor operación desde la incorporación de Panalpina.

Por eso, durante la reunión celebrada en la sede oficial, en Dinamarca, se ha considerado que es el momento adecuado para cambiar de nombre y asegurarse la consistencia y el conocimiento de la marca en todos los mercados.

Además, como parte del proceso de su última compra, Agility Warehousing Company KSCP ha pasado a ser uno de los principales accionistas, por lo que se ha decidido incorporar a Tarek Sultan Al-Essa, actual vicepresidente de Agility, a la Junta Directiva.

Por último, se ha aceptado modificar la política de retribuciones de la compañía, incluyendo la aplicación de criterios medioambientales, sociales y de gobernanza, conocidos como ESG, para la obtención de ‘stock options‘ por parte del Consejo Ejecutivo.