En el año 2019, Correos ha conseguido mejorar sus índices de calidad por encima de las exigencias legales a las que debe atenerse por la prestación del Servicio Postal Universal. En concreto, ha entregado el 94% de las cartas ordinarias nacionales en tres días o menos, mejorando la calidad del servicio en un 2,2%.

Además, el 90% de los envíos se han repartido en un día desde su llegada a alguna de las 2.000 unidades de distribución. En esta línea, ha puesto en marcha diferentes medidas logísticas y organizativas para reducir los plazos de entrega del Paquete Azul, cuyo índice de calidad ha crecido un 12,6%.

Entre el 1 de agosto y el 30 de noviembre, más del 87% de este tipo de envíos se han entregado en el plazo de tres días o menos, lo cual está por encima claramente del 80% exigido en la normativa. La media anual se sitúa en el 70%, pese a la dificultad logística que conlleva el producto, utilizado para envíos con volúmenes de hasta 20 kg con origen o destino en las Islas Canarias, Ceuta y Melilla.

Para medir la calidad de sus servicios, Correos se atiene a los estándares de medición fijados en la normativa europea. En el caso de la carta ordinaria nacional, la metodología se basa en la utilización de “cartas test” que envía un panel de particulares y empresas para medir el tiempo que transcurre desde el depósito de la carta en buzón u oficina, hasta su entrega al destinatario.

En cuanto al Paquete Azul, la medición abarca desde el registro de la admisión del envío hasta el registro de su entrega al destinatario, una vez descontado el tiempo del trámite aduanero.