Los países integrantes del Acuerdo Europeo sobre transporte internacional de mercancías peligrosas por carretera, más conocido como ADR, están de acuerdo en que el objetivo final de este tratado internacional va más allá del ámbito europeo y que tiene alcance global.

Así pues, a propuesta de Portugal, han decidido eliminar desde el pasado 1 de enero el término ‘Europeo’ de la denominación oficial del ADR con el fin de afianzar su posición como uno de los principales instrumentos jurídicos de las Naciones Unidas para contribuir a la seguridad vial y alentar a países de todo el planeta a suscribir sus términos.

En este sentido, se consideraba que la palabra ‘Europeo» podría haber sido considerado un obstáculo para la adhesión al instrumento de Estados que no sean miembros de la Comisión que regula las condiciones del ADR.

Pese a que el cambio es oficial desde comienzos de año, todavía está pendiente de que transcurra un plazo de seis meses para que cualquier Estado firmante del ADR formule su oposición al cambio de denominación oficial del ADR.

Con la publicación oficial en el BOE de esta modificación formal del ADR, España acepta el cambio y apuesta porque el ADR se convierta en un instrumento para regular el transporte de mercancías peligrosas por carretera de alcance planetario.