Para fabricar un neumático nuevo de camión se necesitan 141 litros de petróleo, 15.680 litros de agua y se emiten 338 kg de CO2. En cambio, para fabricar un neumático renovado se reduce todo drásticamente y se ahorran 98 litros de petróleo, 8.209 litros de agua y 234 kg de emisiones de CO2 a la naturaleza.

El renovado es un proceso mediante el cual se le da una nueva vida útil a un neumático ya usado a través de la sustitución de la banda de rodadura original por otra nueva.

Entre las ventajas de este proceso, se encuentran el ahorro ecológico y económico: ahorro de consumo de petróleo, ahorro de consumo de agua, ahorro de consumo energético y ahorro en emisiones de CO2 al medio ambiente.

En España, se consumen aproximadamente 500.000 neumáticos de camión recauchutados y en muchas circunstancias, se pueden recauchutar dos o tres veces durante la vida útil del neumático de camión.

Además, un solo camión de 18 ruedas que utilice neumáticos recauchutados en lugar de neumáticos nuevos ahorraría suficiente energía para abastecer a 482 hogares durante 1 día. 

Teniendo en cuenta la crisis energética mundial, el uso de neumáticos renovados se presenta como una alternativa sostenible y económicamente viable, que minimiza residuos, ahorrando energía y materia prima, mientras contribuye de manera efectiva a la economía circular.

El reciclado de los neumáticos fuera de uso es clave para avanzar hacia un futuro sostenible. En este sentido, a través de la campaña divulgativa «¿Sabías que…?”, la sociedad sin ánimo de lucro Tratamiento Neumáticos Usados, TNU, reivindica las ventajas ecológicas, económicas y sociales que representa dar una segunda vida a los neumáticos.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110