Pese a ser un año de ajuste, el último trimestre de 2020 se ha cerrado con un incremento trimestral de la inversión en el sector inmobiliario de un 27,7%, hasta colocarse en un volumen total de 2.639 millones de euros, cifra que, sin embargo, es un 31,3% inferior a la del mismo período de 2019.

Consecuentemente, según los registros de BNP Paribas Real Estate, el volumen de inversión alcanza los 9.000 millones de euros en todo 2020, un 29,3% menos que en el ejercicio anterior.

Con más detalle, la consultora certifica que los segmentos de retail y logística comandan la inversión del último trimestre del año pasado.

En concreto, el sector logístico copa un 24% del volumen inversor total registrado entre los meses de octubre y diciembre de 2020, lo que le coloca como el más dinámico y uno de los más resilientes a la pandemia, de tal modo que en los últimos tres meses se han cerrado distintas operaciones de inversión por un volumen total de 620 millones de euros.

Así mismo, en el global del año, la cifra de inversión se sitúa en 1.550 millones de euros, lo que supone un descenso anual del 16%, debido al gran volumen de la compra de Prologis en 2019 del portfolio de activos de Colonial por 425 millones de euros.

De igual modo, la consultora espera una actividad muy elevada en 2021, debido a operaciones de gran volumen que actualmente están en fase de negociación, pese a al ajuste de rentabilidad registrado en este segmento, que se ha traducido en un recorte de 20 puntos básicos.

Según el análisis de BNP Paribas Real Estate, el incremento de la demanda de plataformas logísticas debido al crecimiento exponencial del comercio electrónico y compañías de alimentación, principalmente, unido a las rentabilidades que ofrece este sector, han convertido a la logística en un ‘asset class’ muy codiciado por todo tipo de inversor.