El sector español de mensajería y paquetería generó un volumen de negocio el año pasado de 6.700 millones de euros, un 4,3% más que en 2016, con lo que acumula tres años seguidos de incrementos, gracias, sobre todo, al fuerte incremento de los envíos de comercio electrónico, el dinamismo de la demanda interna y el buen comportamiento del comercio internacional.

De igual modo, el Observatorio Sectorial DBK de mensajería y paquetería estima que en 2018 los ingresos generados por el sector también se incrementarán entre un 3 y un 4%, hasta acercarse a los 7.000 millones de euros, toda vez que, a corto plazo, el análisis vaticina que se mantendrá la tendencia de ascenso de la demanda, en línea con la favorable coyuntura económica, el crecimiento del gasto de los hogares, la tendencia expansiva de la actividad productiva y el buen comportamiento del comercio internacional de bienes.

Además, en esta situación también incidirán favorablemente factores como el auge del comercio electrónico, el desarrollo de la logística inversa o la tendencia a la subcontratación de los servicios de reparto.

Tendencia a la concentración en un mercado muy competitivo

El sector presenta una creciente madurez, con una tendencia hacia la concentración de la oferta impulsada por las operaciones de compra y el cese de actividad de algunas empresas que no han sido capaces de sobrevivir en un entorno altamente competitivo.

En este sentido, según DBK, la cuota de mercado conjunta de las cinco primeras empresas se situó en el 35% en 2017, mientras que las diez primeras reunieron una participación conjunta del 54%.

Por segmentos de actividad, la paquetería empresarial creció un 5,1% en 2017 hasta alcanzar un volumen de negocio de 4.125 millones de euros, mientras que la paquetería industrial subió un 3% el año pasado, con unos ingresos totales de 2.575 millones de euros.

De igual modo, los servicios internacionales de paquetería registraron un fuerte ascenso de un 6,7%, con un volumen de negocio total de 1.6756 millones de euros. Sin embargo, la paquetería nacional sigue copando gran parte de la cifra de negocio del sector con 5.025 millones de euros ingresados el año pasado, un 3,5% más que en 2016.