Baltic Dry Index del 21 de noviembre 2015

Con un índice de 498, el Baltic Dry Index, que mide el precio de los fletes marítimos, vuelve a registrar su mínimo histórico, después de una caída continuada desde que el 21 de septiembre se alcanzaran los 1.200 puntos, máximo relativo de los últimos doce meses en los que se llegaron a alcanzar los 509 el 18 de febrero pasado.

Esta cifra contrasta, además, con la obtenida a mediados de noviembre del 2014, cuando se superaban los 1.300 puntos, un 57,9% menos. Así, tras registrar entre junio y julio, varias fases ascendentes, el índice ha vuelto a encadenar una serie continuada de descensos desde los 1.200 puntos.

Esta caída se debe a la menor demanda interna de acero en China que, por el contrario, ha conllevado a que la industria siderúrgica de este país aumente las exportaciones de este material con precios más bajos. Esto, a su vez, puede suponer que varios países de la Unión Europea pongan en marcha medidas restrictivas a las importaciones de China.

Por otro lado, ante la falta de demanda, durante el 2016 se producirá, sin embargo, un aumento de la oferta, debido a que en ese año se entregarán 240 buques, un 16% de la flota existente, mientras que sólo 116 buques tienen más de 20 años.

Si la demanda sigue en declive y la flota aumenta, el resultado solo puede ser la continuidad del deslizamiento de los fletes a la baja, hasta el punto de que es previsible que aumenten los amarres de los buques menos eficientes.