Un cambio en el Reglamento General de Vehículos en relación con la limitación a un año de las bajas temporales delata la existencia de miles de camiones parados por la falta de actividad que ha generado la pandemia.

Según Fenadismer, «como consecuencia de la pandemia causada por el covid, en la actualidad miles de camiones y de autobuses inactivos se encuentran acogidos a dicha figura administrativa hasta que se recupere la normalidad y la actividad económica anterior a la pandemia».

Sin embargo, la modificación legal establece que los vehículos dados de baja temporalmente volverán a estar activos de forma automática pasado un año, a no ser que se solicite una prórroga.

Así mismo, el alta automática vuelve a generar obligaciones administrativas y fiscales como el impuesto de vehículos de tracción mecánica, algo que, según la patronal, «ocasionaría un importante quebranto económico añadido a la actual situación excepcional».

Sin embargo, Fenadismer afirma también que la DGT les ha informado de que el cambio legal «no tendrá carácter retroactivo, por lo que las bajas tramitadas antes de la entrada en vigor del nuevo Reglamento General seguirán teniendo carácter indefinido”.

Por otra parte, el Reglamento General de Vehículos también determina, para las ventas de vehículos usados matriculados en España en el extranjero, práctica cada vez más habitual entre los transportistas, que antes de ser dados de baja definitiva por traslado a otro país superen una inspección técnica.