Coca-Cola Iberian Partners reabrirá el próximo 7 de septiembre la planta de Fuenlabrada, que lleva cerrada más de un año, como centro logístico, tras el acondicionamiento y mejoras llevadas a cabo en la antigua fábrica para poder albergar a partir de ahora las operaciones industriales y logísticas, una decisión tomada por el embotellador después de que la Audiencia Nacional anulará el ERE que cerró, entre otras, dicha planta.

Así lo ha comunicado la compañía a 85 de los 220 trabajadores afectados por dicho ERE para su reincorporación, mientras que los 135 trabajadores restantes, que hacían labores de producción en la compañía y que pasarán a ocupar distintas funciones en el nuevo centro logístico, deberán esperar a que la Audiencia Nacional resuelva los recursos presentados, algo que se estima que se produzca en las primeras semanas de septiembre.

El embotellador único de Coca-Cola en España dio por cerrado hace unas semanas el expediente tras haber alcanzado un acuerdo con un total de 423 empleados. En cumplimiento con la sentencia de la Audiencia Nacional, la compañía incorporó el pasado 3 de agosto a los trabajadores de Fuenlabrada a cursos de formación relacionados con la actividad que se desarrollará en el Centro de Operaciones Industriales y Logísticas (COIL).

Para Coca-Cola, Madrid es una “pieza clave en la estrategia” de la compañía, por lo que en la Comunidad se concentrará el 85% de toda la gestión comercial.

En este contexto, considera el nuevo centro de Fuenlabrada un proyecto pionero que debería cumplir las expectativas de los empleados, cerrar definitivamente el conflicto laboral y encarar con garantías una etapa de crecimiento, rentabilidad y estabilidad.