El proyecto Ebrolog para la construcción del Centro Logístico Miranda de Ebro no podrá beneficiarse de la primera convocatoria de ayudas del mecanismo ‘Conectar Europa’, debido a que incumple actualmente los parámetros establecidos para estar vigente en esta ronda de subvenciones, según recoge Diario de Burgos.

Miranda Logística, empresa que tiene la concesión para la construcción y explotación del recinto, ya ha iniciado los trámites para reestructurar el proyecto y diferenciar plataforma intermodal y zona logística, aunque no se llegará a tiempo, ya que los proyectos ya han sido presentados a Fomento para ser supervisados y remitidos a Bruselas antes del 26 de febrero.

No obstante, según señalan desde la empresa, el proyecto se ejecutará con total seguridad ya que cuenta con suficiente estado de madurez y respaldo financiero para el desarrollo de la terminal logística, que tendrá una inversión prevista de siete millones de euros.

Por tanto, al compromiso de operadores privados interesados en que esta se desarrolle se ha de sumar la colaboración económica de la Junta de Castilla y León, promotora de Cylog, por lo que el proyecto «no corre peligro».

De este modo, lo importante para Miranda Logística es que las obras comiencen a ejecutarse, ya que no es condición indispensable que la obra no esté empezada para acudir a las ayudas públicas.

Intermodalidad fundamental

Desde el inicio del proyecto, el polígono de Ircio fue configurado sobre una línea férrea para ofrecer un servicio de intermodalidad en la conexión ferroviaria, actuación que consideran «fundamental» en la empresa que lo explotará.

De hecho, tras un primera fase de urbanización y construcción de dos naves, 152 aparcamientos para vehículos pesados y 52 muelles de carga y descarga, la segunda etapa del proyecto, que se divide en un total de cuatro, contempla ya la construcción de la terminal intermodal.

Esta ocupará una superficie total de 70.000 m², de los que 20.000 m² se usarán como zona de almacenamiento de contenedores. Posteriormente, se llevará a cabo la construcción de un edificio de control y oficinas con 525 m², así como la de un taller de mantenimiento de 320 m², además de 23 nuevas plazas de aparcamiento.

Las dos etapas posteriores del proyecto contemplan la ampliación de las zonas de carga y descarga, con 86 nuevos muelles en otras cuatro naves a construir, así como 273 nuevos aparcamientos para vehículos pesados.