La facturación del comercio electrónico en España se ha mantenido  en los meses más duros de la pandemia, especialmente gracias a los envíos de productos.

En concreto, la la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia estima que ha crecido en el segundo trimestre de 2020 un 0,2% interanual hasta alcanzar los 12.020 millones de euros.

Los sectores de actividad con mayores ingresos en el período han sido las prendas de vestir, con el 9,4% de la facturación total, la suscripción de canales de televisión, con el 4,5%, y los hipermercados, supermercados y tiendas de alimentación, en tercer lugar, con el 4,1%.

Por otra parte, durante el segundo trimestre de 2020 se han registrado más de 244 millones de transacciones, un 15,6% más que hace un año, con las prendas de vestir lideraron el ranking por compraventas, con un 7,4% del total.

Por áreas geográficas, las webs de comercio electrónico en España acapararon el 40,6% de los ingresos del comercio electrónico en el segundo trimestre de 2020, mientras que el 59,4% restante correspondió a compras con origen en España hechas a webs de comercio electrónico en el exterior.

Consecuentemente, el saldo neto exterior arroja un déficit de 6.085 millones de euros, con un volumen de negocio de las transacciones con origen en España y dirigidas hacia el exterior fue de 7.143 millones de euros, un 27,9% más que en el segundo trimestre de 2019, mientras que las ventas desde webs españolas hacia el exterior obtuvieron una facturación de 1.058 millones de euros, un 59,6% menos que en el segundo trimestre de 2019.