Tal y como ya habían anunciado, y tras pedir el respaldo de los transportistas, las organizaciones que conforman el Comité Nacional de Transporte por Carretera han decidido denunciar ante la Guardia Civil y la Fiscalía General Del Estado los continuos cortes de carretera ocurridos en Cataluña desde el pasado 14 de octubre.

Para CETM, asociación hegemónica en el órgano consultivo del Ministerio de Fomento, las movilizaciones separatistas catalanas han supuesto para el sector «notables pérdidas económicas», en un contexto, a su juicio, de «aparente ausencia de consecuencias que han tenido para los responsables de los mismos, con lo que ello puede suponer de cara a su repetición».

De igual modo, la Confederación pretende ir más allá y trabaja, según asegura, «en la posible presentación de una reclamación patrimonial contra la Generalitat de Cataluña y el Estado por omisión de sus funciones en la preservación de la libre circulación de vehículos y mercancías, reconocido en el artículo 19 de la Constitución Española, por un importe que estaría cerca de los 150 millones de euros«.

Con esta denuncia, las organizaciones tienen como objetivo «que todas las empresas de transporte que se han visto perjudicada por el corte sistemático de las carreteras catalanas, especialmente de la AP-7 que es nuestra principal conexión con la Unión Europea, puedan reclamar las indemnizaciones correspondientes por las millonarias pérdidas sufridas».