En una carta abierta remitida este mismo lunes, 25 de octubre, el Comité Nacional del Transporte afirma que existe «un riesgo cierto de quiebra estructural del sector» y se plantea «adoptar si fuera preciso medidas excepcionales, sin descartar ninguna», aunque también sin concretar ninguna.

Así mismo, el órgano consultivo hace referencia a la imposibilidad de «mantener una reunión con la Ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, para hacerle ver esta situación».

De igual modo, el Comité también afea a la ministra que no haya encontrado tiempo para reunirse, mientras que, según reza la carta «sí ha empleado en otras cuestiones y en otros sectores de transporte, sin atender una actividad definida por el propio Gobierno como esencial, como es la nuestra».

En este mismo sentido, el órgano también señala que «desde hace más de dos años, la Administración tiene una lista de los problemas concretos del transporte de mercancías por carretera para los que se ha pedido solución, sin que en todo este tiempo se haya hecho nada para resolverlos, incluso cuando existen compromisos firmados por todo un Secretario de Estado».

Al tiempo, también se apunta «más bien al contrario, cada día los profesionales del sector se desayunan con la realidad del aumento de costes, una alarmante ausencia de conductores por la total ausencia de incentivos para la profesión, trabajando para unos clientes que les someten a un trato vejatorio, obligándoles a realizar labores propias de un carretillero, tras largas horas de espera en sus instalaciones en condiciones degradantes».

Todo ello le lleva al Comité a pensar que, «al parecer el Gobierno sin tener en cuenta lo acordado, es decir sin el consenso del sector, tiene intención de imponer su criterio en cuestiones como el pago por uso, la transición ecológica, el cambio de dimensiones y pesos».