El Comité Nacional del Transporte ha pedido oficialmente al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que modifique la Ley de Contrato de Transporte de manera radical.

Las asociaciones empresariales del sector estiman que la actual crisis sanitaria exige una modificación de urgencia de esta norma, con el fin de que puedan seguir desarrollando una actividad esencial en las presentes circunstancias.

En primer lugar, el órgano consultivo se propone prohibir que los conductores realicen labores de carga y descarga.

Las organizaciones empresariales del sector no quieren que las heterogéneas condiciones para estas actividades sirvan decampo abonado para que sus clientes impongan la ley del más fuerte.

En este sentido, el Comité alega que «no puede haber autonomía de la voluntad donde no hay libertad, ni puede ser nunca empleada como justificación de comportamientos ilegales y antisociales», al tiempo que califica la actual regulación de «obsolescente concepción de la autonomía de la voluntad».

En consecuencia, solicita que las operaciones de carga y descarga de las mercancías a bordo de los vehículos sean realizadas por el cargador y por el destinatario, así como que cualquier pacto en contrario se considere nulo.

Al tiempo, estima que existe una serie de excepciones en las que la realización de estas actividades por el conductor está justificada, como son los casos de mudanzas y guardamuebles, cisternas, vehículos provistos de grúa, portavehículos, animales vivos y servicios de carga fraccionada.

Así mismo, el Comité quiere que cargador y destinatario se hagan responsables de las consecuencias de los daños derivados de las operaciones de carga y descarga y, de igual manera, también quiere acabar con el alquiler y el intercambio de palets.

De igual modo, las patronales del transporte también quieren que se mejore la regulación de la cláusula de revisión del precio del transporte por carretera en función de la variación del precio del gasóleo, así como en las obligaciones de pago del precio y los gastos del transporte.

Finalmente, el Comité busca que se endurezcan las consecuencias en la demora en el pago del precio de los servicios de transporte realizados.

Todos estos cambios implican una modificación total del actual esquema contractual que, a la vista de la situación que se vive, parece difícil de llevar a cabo.