Tras seis años de incrementos consecutivos, el consumo de los combustibles de automoción se ha reducido un 17,5% en 2020 hasta los 23,78 millones de toneladas. Esto supone un retroceso a niveles del año 1998, tal y como refleja el último informe de Cores.

El consumo de gasóleo A alcanzó los 19,53 millones de toneladas, lo que representa un 16,7% menos y la cifra más baja desde el año 2002, cuando se registraron 19,20 millones.

Por su parte, el consumo de gasolina se redujo un 21% hasta los 4,25 millones de toneladas. Se trata de una caída muy pronunciada, sobre todo teniendo en cuenta que inició el año al alza, con un ascenso del 8,1% hasta febrero.

No obstante, el mayor descenso ha correspondido a los querosenos, combustible utilizado en aviación, que tras seis años de incrementos se ha visto reducido en un -65,1%.

En total, el consumo de productos petrolíferos disminuyó un 18,5% hasta los 48,72 millones de toneladas, situándose al nivel de 1993. El queroseno fue el producto más afectado, ya que tras seis años de máximos se redujo un 65,1% hasta los 2,42 millones de toneladas, un dato similar a los 2,43 millones de 1987.

Por su parte, el GLP ha caído un 13,9% hasta los 2,09 millones y los fuelóleos un 29,8% hasta los 5,78 millones de toneladas en el año 2020.