En línea con el cada vez más nutrido grupo de empresas que busca una actividad más sostenible desde el punto de vista medioambiental, El Corte Inglés ha reforzado su compromiso con la sostenibilidad con cuatro proyectos medioambientales.

En paralelo, la compañía ha acelerado la transformación de su modelo de negocio hacia un sistema más alineado con la digitalización y la omnicanalidad, la diversificación y la sostenibilidad.

Dentro de este contexto, el peso de la venta on-line de la cadena ha crecido durante el último ejercicio hasta situarse en un 17,3% del volumen total del negocio, lo que representa un incremento del 132% respecto al año anterior.

Así pues, dentro de sus medidas de sostenibilidad, El Corte Inglés ha puesto en marcha un sistema de gestión implantado y certificado por Aenor para demostrar que todos los residuos generados, se gestionan y se valorizan al menos en un 90%, evitando el depósito en vertedero.

En la actualidad, un total de 55 centros y plataformas logísticas de la compañía, de los que 51 se encuentran en España y los cuatro restantes en Portugal, cuentan con esta certificación, de tal modo que el objetivo es que en 2022 lo estén todos.

De igual manera, la compañía se ha propuesto mitigar y compensar las emisiones de carbono que produce, con el horizonte de llegar a las cero emisiones en 2050. El 100% de la energía que consume la empresa es de origen certificado renovable, y se han realizado en varios centros acciones de compensación durante el último año.

Así mismo, la cadena desarrolla diversas iniciativas destinadas a reducir su huella plástica en un 30% para 2025 en toda su cadena de suministro.