Distribucion urbana en Amsterdam DUM

La tecnología será fundamental para poder proporcionar un óptimo nivel de servicio.

En un mercado en constante cambio, ya sea en términos geopolíticos, sociales o de transformación tecnológica, los profesionales del sector logístico creen que su mayor reto es el imparable crecimiento del comercio electrónico y sus efectos en el transporte terrestre.

Así se desprende del informe sobre ‘La evolución del transporte y la logística: el camino por delante‘ de DHL, que refleja que una de las áreas que más preocupa a las empresas es el aumento previsto en los niveles de servicio por el flujo cada vez mayor de pedidos generados por el e-commerce.

Además, el hecho de que los clientes exijan entregas casi inmediatas, obliga a los operadores a gestionar con agilidad distintas opciones, mantener una elevada visibilidad en el tránsito de cada pedido, instaurar políticas flexibles de entrega, contemplar la posible devolución gratuita y disponer de la suficiente mercancía en stock.

La tecnología será fundamental en este sentido para poder proporcionar un óptimo nivel de servicio, por lo que el sector logístico está tratando de incorporar a sus procesos la inteligencia artificial y el análisis de datos para poder gestionar pedidos y patrones de envío en modelos operativos más complejos y exigentes.

Impacto del e-commerce en el transporte

En Estados Unidos, los profesionales esperan una ligera disminución del impacto del e-commerce en el transporte en los próximos dos años respecto al que se produjo en los últimos cinco anteriores, pero en Europa, Oriente Medio, África, Asia Pacífico y Latinoamérica, se prevé un incremento, pasando del 65% al 69%.

Una de las conclusiones de la investigación apunta a que, tanto en Europa como en Estados Unidos y Asia, las medidas aplicadas para disminuir la contaminación ambiental en las grandes ciudades y el compromiso para reducir la huella de carbono del transporte terrestre han impactado decisivamente en las operaciones de última milla.

De hecho, para el 76% de los encuestados, la legislación sobre el reporte de las emisiones de carbono por parte de las empresas está teniendo una gran influencia en la toma de decisiones sobre qué transporte se utiliza y qué se debe exigir a un proveedor. Asimismo, el 67% creen que el Big Data y la Inteligencia Artificial permitirán a los operadores 3PL ofrecer a sus clientes la suficiente capacidad de escalar en los nuevos entornos.