El mercado inmologístico en Barcelona está pendiente de la incorporación de 350.000 m² de suelo inmologístico antes de final de 2019

El mercado inmologístico en Barcelona está pendiente de la incorporación de 350.000 m² de suelo inmologístico antes de final de 2019

La fuerte evolución que ha vivido el sector del comercio electrónico ha provocado en el mercado inmologístico del entorno de Barcelona, una reducción drástica en las tasas de disponibilidad, situándose muchas zonas cerca del 0% y un incremento de rentas con un porcentaje medio del 35%, según los datos que maneja la compañía de servicios inmobiliarios Consulta.

Así mismo, el incremento de la actividad promotora ha propiciado que durante el último trimestre se hayan superado los cuatro millones de m² de inmuebles logísticos, en manos de inversores, con un crecimiento de la superficie del parque entre 2017 y 2018 de un 24% y aún pendiente de la incorporación de otros 350.000 m² de suelo inmologístico antes de final de 2019, con lo que se alcanzará la cifra de 4.400.000 m², aunque un 37% de los espacios que aflorarán en los próximos trece meses se encuentra prealquilado.

Oferta insuficiente a corto plazo

Actualmente, en el entorno de la Ciudad Condal quedan 100.000 m² de suelo para actividades logísticas disponibles para su contratación, aunque se concentran únicamente en siete inmuebles, por lo que la oferta existente o disponible a corto plazo es insuficiente, a juicio de Consulta, y deberían desarrollarse nuevos proyectos bien sea a riesgo o bien llave en mano, de tal modo que las bolsas de suelo finalista aptas para este tipo de desarrollo permitirían aportar 500.000 m² adicionales de stock logístico.

En este sentido, la carestía de oferta en el mercado inmologístico barcelonés ya se ha empezado a manifestar en los últimos dos años y ha derivado en un incremento considerable de necesidades de espacio que se cubren con inmuebles disponibles a futuro o llave en mano, con lo que, a la vista del comportamiento del mercado en los últimos años, existe un riesgo real de que, en un corto plazo, la oferta no pueda satisfacer las necesidades de la demanda, ni tan siquiera con nuevas construcciones.

Esta situación podría obligar al sector a recurrir a la reconversión de inmuebles industriales obsoletos y, al mismo tiempo, las administraciones públicas deberían generar nuevos suelos industriales finalistas, aptos para ejecución de inmuebles logísticos.

grafico-suelo-inmo-barcelona-2018-2019