La IRU pide al Parlamento Europeo que se ponga de acuerdo para encontrar una regulación homogénea del transporte de mercancías por carretera que se aplique en todo el territorio de la Unión Europea y que evite «un caótico remiendo de interpretaciones nacionales de las reglas del transporte por carretera».

La institución internacional estima que hasta 2050 el volumen de mercancía movida en camiones por las carreteras de la Unión Europea crecerá un 60% y, consecuentemente, considera que el fracaso de las instituciones europeas a la hora de sacar adelante el Paquete de Movilidad tiene un coste económico para la Unión que pagará el sector del transporte en forma de pérdida de competitividad.

Al tiempo, la IRU se queja de que algunas negociaciones previas relacionadas con la seguridad vial, la gestión empresarial o los intereses de los conductores profesionales se han dejado apartadas e insiste en que seguirá pidiendo a las instituciones que tengan en cuenta su posición en algunos aspectos, como la introducción de computar los tiempos de conducción y descanso en períodos de cuatro semanas.

Asimismo solicita que se considere la posibilidad de unir las compensaciones por descansos no realizados a los descansos diarios o semanales, tanto extendidos como reducidos, o la eliminación de la obligación para los conductores de conservar la documentación a bordo del vehículo durante 56 días, entre otros.