El Instituto Nacional de Estadística calcula que el Producto Interior Bruto español ha caído un 5,2% en el primer trimestre de 2020 con relación a los últimos tres meses del año pasado.

En esta misma línea, el Gobierno estima, en las previsiones enviadas a la Comisión Europea la semana pasada, que el PIB de la economía española se desplomará un 9,2%, aunque volvería a crecer en 2021 un 6,8%, cuando el déficit público se habrá incrementado en 115.671 millones de euros.

Además, los registros estadísticos oficiales indican que el descenso en el PIB del transporte, que se mide junto con los sectores de hostelería y comercio ha sido uno de los más afectados, con una caída de un 10,9% trimestral entre enero y marzo de 2020.

Sin parangón con anteriores crisis

En este contexto, la caída del 5,2% en el PIB español experimentada en los tres primeros meses de este mismo año no se había dado ni siquiera en la grave crisis financiera de 2008, cuando en el cuarto trimestre de ese año, el Producto Interior Bruto del país cayó un 2,6%.

En los últimos tres meses del citado 2008, el volumen de mercancías transportadas por carretera presentaba una caída trimestral de un 14,64%, con lo que para el desplome vivido en el primer cuarto de este año, el retroceso de los volúmenes de mercancías transportadas en el país podría situarse en el entorno del 29,2%.