Tras casi un lustro de fuertes ascensos, el comercio electrónico sigue manteniendo fuertes tasas de crecimiento en Europa, que le han llevado a elevarse un 11% en 2017 para alcanzar un volumen de negocios de 534.000 millones de euros y con vistas a que en este 2018 la subida llegará al 13% para una facturación prevista al cierre del ejercicio de 602.000 millones de euros.

Europa occidental copa, dada la mayor penetración de internet y el alto nivel de confianza de los consumidores en el canal on-line, un 68% de la facturación total del e-commerce, mientras que los países de Europa meridional, Europa septentrional y Europa del Este suman el 12%, el 8% y el 6%, respectivamente, del total del comercio electrónico europeo, aunque, sin embargo, tienen mayores tasas de crecimiento.

Amazon, Argos, Bonprix, Currys, Debenhams, Decathlon, Deichmann, Halfords, Homebase, House of Fraser y Marks & Spencer son las tiendas on-line que dominan el mercado europeo de e-commerce, con Reino Unido, Francia y Alemania como los tres principales mercados, que, a su vez, tienen una previsión de facturación para este 2018 de 178.000, 93.200 y 93.000 millones de euros, en cada uno de los casos, según los datos del Informe Europeo sobre Comercio Electrónico B2C 2018.

Por tipo de compra, un 36% de las adquisiciones se hacen en el segmento de ropa y productos deportivos, un 31% en viajes y otro tanto en software y medios de comunicación, un 26% en artículos de uso doméstico, otros 22% para entradas para eventos, un 14% comida y otra cantidad similar en equipos electrónicos, mientras que otro 8% se destina a medicamentos.