La consultora de ‘headhunting‘ Hutz&Posner, dedicada a la búsqueda y selección de talento, ha dado a conocer las conclusiones de su último análisis del sector logístico y de transporte, que evidencian los cambios que ha sufrido el sector en términos de empleo y contratación en los últimos años.

Este documento señala el auge del e-commerce como uno de los grandes factores determinantes de la transformación en la demanda laboral, ya que ha generado un nuevo nicho de mercado con el que han surgido nuevas oportunidades de empleo y negocio, de las que se han beneficiado tanto las grandes empresas logísticas como las ‘startups‘.

El informe señala que la digitalización de las empresas es otro de los factores clave. La automatización, la trazabilidad de la mercancía y el control de la paquetería están generando más demanda de profesionales del mundo IT dentro del sector logístico, que busca una mayor efectividad y una reducción de los tiempos, los costes y las incidencias.

Aumento de la demanda en 2017

La demanda de los perfiles de las áreas comerciales y operativas también ha experimentado un crecimiento, haciéndose imprescindible el dominio de varios idiomas debido a la fuerte internacionalización del sector.

Entre las posiciones más solicitadas se encuentran los puestos de ‘branch manager’ o ‘key account manager’ en la parte comercial, mientras que en la parte de operaciones destacan los jefes de Tráfico, los directores de Operaciones y los jefes de Proyecto.

Paralelamente, existe una elevada necesidad de perfiles con formación en Ingeniería, que cuenten con una amplia experiencia en niveles operativos y con habilidades comerciales que les permitan dar el paso a la parte comercial. Esto implica una gran dificultad para el sector, dada la escasa oferta de profesionales que cumplan estos requisitos. 

Las tendencias y las cifras apuntan a que la demanda continuará creciendo exponencialmente en 2017. Según un estudio sobre operadores logísticos elaborado por DBK, la facturación de los servicios logísticos derivados del comercio electrónico aumentará un 18% respecto a 2016, cuando ha ascendido a los 1.100 millones de euros.