El 23% de todas las ventas on-line en Europa se realizan con envíos transfronterizos, según un informe elaborado por Seven Senders, que, además, certifica que la clave de los envíos internacionales se centra adaptarse a la realidad de cada país de destino.

De igual modo, el trabajo asegura que un 53% de los compradores no volvería a comprar en un e-commerce si la experiencia de envío es negativa, con lo que la logística se ha convertido en un elemento imprescindible para la viabilidad de las empresas del canal on-line.

Además, también se observa una gran capacidad de adaptación de los e-commerce internacionales en los mercados locales para envíos internacionales.

En este sentido, un 87% de los clientes acepta tiempos de envío más prolongados cuando se trata de envíos internacionales, aunque sólo el 47% estaría dispuesto a pagar más por un envío más rápido.

De igual modo, para el 55% de los usuarios los gastos de envío son el criterio más importante a la hora de elegir e-commerce, con lo que se confirma que la experiencia del cliente es fundamental para fidelizar a los compradores, dado que las formas de envío y los métodos de pago varían de un país a otro, por lo que se hace imprescindible contar con una tupida red de envíos para garantizar la capilaridad.