Las medidas de confinamiento adoptadas durante el estado de alarma están suponiendo un trampolín para el comercio electrónico en España.

De hecho, las ventas del canal on-line han crecido un 55% desde que se inició este estado de excepcionalidad provocado por la pandemia del coronavirus, según un análisis realizado por Guillem Sanz, quien fuera directivo de Privalia.

Esta situación se debe al cierre de todos los comercios a excepción hecha de los supermercados, tiendas de alimentación, farmacias y otros servicios esenciales.

Así pues, la clausura de gran parte del canal físico ha convertido al on-line en el único modo de acceso a una creciente variedad de artículos que se están volviendo imprescindibles para sobrellevar la cuarentena en casa.

En este sentido, mientras que algunas categorías han caído, como es el caso de moda y calzado, con un retroceso de un 69%, o de mascotas, con una pérdida de un 22%, otras han crecido.

Son los casos de las ventas de deportes, que se han disparado un 191%, de mobiliario, que se han incrementado un 135%, de jardinería, que ascienden un 130% y farmacia, con un repunte de un 26%.

Contrasta el crecimiento de las ventas online en un 129% a partir del 15 de marzo con la tendencia a la baja que registraba en los dos primeros meses de 2020.

En este contexto, las empresas del sector han visto cómo se dilatan los plazos de entrega por la saturación de los centros logísticos y las redes de transporte debido a la mayor actividad y adoptan medidas que faciliten la realización de las compras.

Adaptarse en un entorno altamente volátil

A pesar del crecimiento de las ventas en algunas categorías, los e-commerce también están sufriendo diversas limitaciones debido a la situación actual, principalmente el aumento de los plazos de entrega por la saturación de los centros logísticos y las redes de transporte debido a la mayor actividad.

Por ese motivo, deben adoptar medidas que faciliten a los usuarios realizar las compras. Las medidas que están implementando las tiendas online para afrontar la nueva situación incluyen una mayor inversión en marketing online para atraer más usuarios, rebajas y descuentos especiales para promover las compras y gastos de envío gratis para compensar los plazos de entrega más largos que están afectando a la mayoría de pedidos online.