El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha publicado dos convocatorias de ayudas por 520 millones de euros para digitalizar y descarbonizar el transporte de mercancías. Las subvenciones, destinadas a empresas, forman parte del Programa de apoyo al transporte sostenible y digital incluido en el Componente 6 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR).

Las ayudas, financiadas con cargo a los fondos europeos NextGenerationEU, buscan mejorar la operativa y eficiencia, reequilibrar el reparto modal del transporte de mercancías hacia modos menos contaminantes y trasladar los avances digitales y tecnológicos disponibles, entre otras iniciativas.

Reducir emisiones con un nuevo reparto modal

Se persigue potenciar la seguridad y sostenibilidad de la carretera fomentando el uso de pavimentos sostenibles y la construcción de aparcamientos seguros y digitales.

El Programa, está en línea con la iniciativa Mercancías 30 para potenciar el transporte ferroviario de mercancías como eje vertebrador de las cadenas logísticas multimodales. La distribución de los 520 millones de euros se articula a través de una convocatoria de ayudas en concurrencia competitiva y un programa de eco-incentivos al transporte ferroviario de mercancías en concurrencia simple o no competitiva.

Estos dos programas se complementarán próximamente con el programa de eco-incentivo marítimo, que tiene una dotación inicial prevista de 60 millones de euros más en el marco del mismo componente 6 del PRTR. En total, el programa cuenta con un presupuesto de 800 millones de euros, que incluyen los 220 millones de euros de transferencias a las comunidades y ciudades autónomas para digitalización.

Concurrencia competitiva

El Mitma ha publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la Orden Ministerial que aprueba las bases reguladoras y la convocatoria de 2022 del programa de ayudas a empresas del sector del transporte en concurrencia competitiva. Cuenta con un presupuesto de 460 millones de euros y está dirigida a personas jurídicas privadas y entidades públicas empresariales que desarrollen una actividad económica en el sector del transporte.

Se podrán presentar las solicitudes de ayuda a través de la sede electrónica del Ministerio hasta el 28 de junio de 2022 a las 17.00 horas, momento en el que se cerrará la convocatoria.

Se podrán presentar las solicitudes de ayuda a través de la sede electrónica del Ministerio hasta el 28 de junio de 2022 a las 17.00 horas.

Se han desarrollado varias guías y manuales para facilitar el proceso de presentación de las solicitudes, estando previsto un webinar para explicar el programa de ayudas, la herramienta para registrar las peticiones y resolver dudas que tendrá lugar el 9 de mayo a las 10.00 horas. A través de este enlace se puede acceder al formulario de registro y a más información sobre el evento.

Líneas y medidas

El programa de apoyo al transporte sostenible y digital en concurrencia competitiva se articula en seis líneas dotadas cada una con un presupuesto concreto:

– Interoperabilidad ferroviaria: 45 millones de euros.
– Fomento de la intermodalidad del transporte: 75 millones de euros.
– Modernización de material ferroviario de mercancías: 125 millones de euros.
– Transporte por carretera seguro, sostenible y conectado: 56,5 millones de euros.
– Sostenibilidad del transporte marítimo y aéreo: 111 millones de euros.
– Digitalización del transporte: 47,5 millones de euros.

Estas líneas, a su vez, se dividen en 13 medidas de actuación que incluyen diversas acciones para impulsar el desarrollo de tecnologías. Los potenciales beneficiarios podrán obtener, como máximo, ayudas para financiar entre un 30 y 50% de los costes subvencionables de cada proyecto.

Las solicitudes deberán ser solventes técnica y financieramente para que puedan estar en funcionamiento antes del cuarto trimestre de 2025.

Al ser una convocatoria en concurrencia competitiva las solicitudes serán evaluadas en función de su impacto, calidad, madurez y relevancia y deberán ser lo suficientemente maduras y solventes técnica y financieramente como para que puedan estar efectivamente implantados y en funcionamiento antes del cuarto trimestre de 2025.

Eco-incentivo ferroviario

Por su parte, el eco-incentivo ferroviario forma parte de un programa de ayudas en concurrencia simple a modos de transporte sostenibles, incluido el marítimo, que está dotado con 120 millones de euros de los fondos europeos NextGenerationEU.

Inicialmente, se ha aprobado repartir equitativamente el presupuesto destinado a cada modo de transporte, ferroviario y marítimo, pero se contempla la posibilidad de ajustar el monto de las ayudas en función de la demanda real para adaptarse a las necesidades del sector y cumplir con el objetivo de incrementar un tráfico de mercancías menos contaminante y reducir los costes externos del transporte.

Para definir estas ayudas se han contemplado ahorros en los costes generados por el cambio climático, la contaminación atmosférica, el ruido, los accidentes y la congestión.

La convocatoria publicada en el BOE corresponde al programa de eco-incentivos para impulso del transporte ferroviario de mercancías y cuenta con un crédito inicial de 60 millones de euros, distribuidos equitativamente en tres anualidades. La presente convocatoria, correspondiente al periodo elegible del año 2022, está dotada con un presupuesto inicial de 20 millones de euros, que podrá ser ampliada en función de la disponibilidad presupuestaria y la demanda.

Las subvenciones, destinadas a operadores ferroviarios de mercancías, financiarán los tráficos que realicen dichas empresas en España desde la publicación de Orden Ministerial y hasta el 31 de diciembre de 2022. Los operadores podrán solicitar las ayudas entre el 1 de enero de 2023 y el 30 de marzo de 2023 hasta las 12.00 horas (mediodía). Próximamente se publicará la orden que regula los eco-incentivos marítimos.

La presente convocatoria tiene un triple objetivo: mejorar y consolidar el ferrocarril dentro de cadenas multimodales como alternativa en el transporte de mercancías, ayudar a los operadores a incrementar sus tráficos haciendo más atractiva la oferta ferroviaria para los clientes y mejorar su desempeño medioambiental incentivando que se priorice el uso de sistemas de tracción eléctricos y se mejore la eficiencia.

Las empresas podrán aprovechar las subvenciones para, por ejemplo, reducir tarifas o mejorar la calidad de los servicios. Independientemente de cómo se repercuta el eco-incentivo, este redundará en beneficios palpables para los cargadores y el resto de la cadena multimodal.

Las empresas sólo podrán optar a los fondos si registran un tráfico mayor o igual al del mismo periodo de 2021 y una ocupación o eficiencia de más del 30%.

En esta línea, las empresas sólo podrán optar a los fondos si registran un tráfico mayor o igual al del mismo periodo de 2021 y una ocupación o eficiencia de más del 30%. Cuanto mayor sea la reducción de los costes externos medioambientales y socioeconómicos que logre al potenciar el uso del modo ferroviario frente a la carretera, mayor será la ayuda que se percibirá. Así, se dará una mayor ayuda a la tracción eléctrica que al diésel y se primará un mayor grado de ocupación de los vagones de carga.

La cuantía anual de la subvención deberá ser inferior al 30% del coste total del transporte ferroviario.