El gas natural tiene un papel destacado a corto plazo en la transición energética.

El gas natural tiene un papel destacado a corto plazo en la transición energética.

El Ministerio para la Transición Ecológica baraja, según ha explicado la propia ministra Teresa Ribera, en respuesta a una pregunta en el Senado esta misma semana, el establecimiento de ayudas públicas para la sustitución de vehículos pesados diésel por otros nuevos.

La ministra ha reconocido en la Cámara Alta el papel que por eficiencia, disponibilidad y flexibilidad puede jugar el gas natural en la transición energética del transporte pesado de mercancías, a la espera de que el desarrollo tecnológico de la movilidad eléctrica y de las pilas de hidrógeno permitan su uso a gran escala y con garantías en vehículos industriales para larga distancia.

Así pues, el Ejecutivo baraja la posibilidad de subvencionar con hasta 15.000 euros por unidad la sustitución de cabezas tractoras diésel antiguas por otras nuevas, como impulso a la transición energética en el transporte, aunque Ribera no ha precisado si estas ayudas públicas se limitarán a la adquisición de nuevas unidades de gas o si se ampliará a la compra de nuevos camiones Euro6, como paso para ir reduciendo las emisiones contaminantes asociadas al transporte de mercancías.

De igual modo, el Gobierno también se ha mostrado abierto a contar con la opinión independiente de un comité de expertos para desarrollar el plan de transición energética, en las líneas programáticas dibujadas por la Unión Europea.