La Generalitat Valenciana pide la gratuidad de la AP-7 mientras duren las obras en la A-7.

Los tramos afectados por desvíos se encuentran en la N-240, la N-340 y la N-II.

El Boletín Oficial del Estado del 3 de agosto recoge una modificación de la norma autonómica que regula las restricciones al tráfico de vehículos pesados en Cataluña durante 2018.

Esta modificación implica el desvío obligatorio de vehículos de cuatro o más ejes del tramo que va desde Les Borges Blanques y Montblanc de la N-240, así como de los segmentos que transcurren entre Alcanar y L’Hospitalet de l’Infant, así como entre Altafulla y Vilafranca del Penedés de la N-340, y entre Riudellots de la Selva y La Jonquera, en la N-II, a la AP-2 y la AP-7, respectivamente.

El gobierno autonómico estima que el aumento del flujo de tráfico en la N-340 y la N-240 exige la adopción de restricciones a la circulación, lo que, a su juicio, obliga a desviar el tráfico de vehículos pesados al menos hasta que las características de las infraestructuras alcancen una mayor seguridad y fluidez en la circulación, a la AP-7 y AP-2.

Esta modificación de las restricciones al tráfico de camiones, se debe según el ejecutivo regional a la existencia de bonificaciones para el pago de los correspondientes peajes en estos recorridos, de tal modo que la norma está vigente desde cuando estén operativas estas compensaciones.

Así mismo, la Dirección General de Tráfico está desarrollando una normativa para prohibir el tráfico de camiones de cuatro ejes o más por la N-340 a su paso por la provincia de Castellón, desde la localidad de Peñíscola hasta el límite provincial con Tarragona, y derivar la circulación de estos vehículos a la autopista de peaje AP-7.