Obras para la infraestructura de la Y vasca

El corredor contribuirá a mejorar la conectividad con otros mercados.

El Corredor Cantábrico-Mediterráneo debería funcionar «de manera óptima» lo antes posible. Esta es la previsión del Gobierno, que está trabajando con las autoridades europeas competentes en la materia para conseguir financiación para el periodo 2021-2027.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Pedro Saura, ha explicado en un evento organizado por la Fundación Conexus que los Presupuestos Generales presentados por el Ejecutivo reflejan un incremento del 90% para el Corredor Mediterráneo y del 80% en el Cantábrico-Mediterráneo, que lo conecta con el Atlántico.

Esta infraestructura hará más competitivos a ambos corredores, conectando las grandes áreas logísticas e industriales con los puertos del Mediterráneo y el Cantábrico. Asimismo, como han explicado desde la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana, CEV, potenciará el uso del ferrocarril para el transporte de mercancías, y favorecerá la cohesión territorial y la movilidad sostenible.

En su opinión, la inversión que requiere «tendrá un rápido retorno para las economías de las autonomías implicadas y de todo el país«. Actualmente, en España, la cuota del ferrocarril en el transporte terrestre solamente alcanza un 5%, pero la media comunitaria es del 18%.

Esta diferencia supone, en palabras del presidente del puerto de Castellón, Francisco Toledo, «mayores costes logísticos para las empresas, mayor coste energético, mayor factura del petróleo y mayores costes ambientales que tarde o temprano acabarán repercutiéndose en el transporte«. 

Conexión Valencia-Zaragoza

El corredor Cantábrico-Mediterráneo es primordial para la Comunidad Valenciana, porque supone «una conexión irrenunciable» con Aragón y con la cornisa Cantábrica. Como ha asegurado Aurelio Martínez, presidente del puerto valenciano, permitirá «superar el desequilibrio comercial existente entre la tercera y cuarta ciudad de España«.

En este sentido, desde la instalación han explicado que el corredor contribuirá a mejorar la conectividad con otros mercados, aportando una nueva salida al mar para Aragón, «reclamada desde principios del siglo XX«.