El Consejo de Ministros ha aprobado esta semana el Documento de Regulación Aeroportuaria (Dora) para el período 2022-2026, que recoge una congelación de la senda tarifaria de Aena durante los próximos cinco años, lo que sitúa estas tarifas entre las más competitivas, y contribuirá a atraer nuevas compañías y a la recuperación del sector del transporte aéreo.

El Dora, además de las tarifas para los próximos cinco años, también establece las condiciones que deberán cumplirse en los aeropuertos de la red de Aena en materia de calidad y medioambiente, capacidad e inversiones.

Entre los objetivos estratégicos que guiarán la actuación de Aena en el periodo 2022-2026, cabe destacar la recuperación del tráfico y la gestión eficiente de la red aeroportuaria en términos de seguridad y calidad, la sostenibilidad medioambiental como eje vertebrador de las actuaciones y la innovación como pieza esencial para la eficiencia y la calidad en la prestación del servicio.

La inversión regulada para el conjunto del quinquenio asciende a 2.250 millones de euros, 450 millones de euros de inversión media anual. Dicho volumen de inversión permitirá dar respuesta a las necesidades de los usuarios y contribuirá a superar las graves consecuencias que la pandemia ha provocado en el transporte aéreo.

Por otro lado, el compromiso con la sostenibilidad medioambiental se medirá con la incorporación de seis nuevos indicadores medioambientales que completarán los estándares de calidad del servicio del Dora 2022-2026.

En materia de inversiones y con objeto de potenciar la sostenibilidad en la red de Aena, se llevará a cabo el Plan Fotovoltaico que permitirá a Aena la autogeneración de toda su energía eléctrica en 2026.