Esta misma semana, a caballo entre dos reuniones críticas entre el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y el Comité Nacional, las declaraciones públicas de altos cargos del Departamento parecen ir en la línea de cargar las tintas contra el transporte de mercancías, en una estrategia que ya es «marca de la casa» del actual gobierno de coalición, de culpar siempre al de enfrente.

El Ejecutivo se pone así la venda antes que la herida, pese a que aún quedan días para alcanzar un acuerdo antes de la convocatoria de paro patronal de la semana que viene.

Si hace unos días era la propia ministra Sánchez la que calificaba las propuestas hechas por el Gobierno a los transportistas de «históricas y ambiciosas», hoy mismo, 14 de diciembre, ha sido la secretaria de Estado Isabel Pardo de Vera la que ha asegurado «que se han abordado todas las propuestas puestas sobre la mesa y a todas se les ha dado solución», y al mismo tiempo no concretaba cuáles eran las medidas comprometidas.

Además, Pardo de Vera también ha asegurado que «lo que no podemos es salirnos en el último momento de un marco de negociación», muy posiblemente en relación con las marchas lentas convocadas inicialmente en Madrid, y ampliadas posteriormente a diversas ciudades este miércoles 15 y pide que «dejemos atrás roces y hablemos con transparencia».

Así mismo, la secretaria de Estado asegura que «si no se hubiesen dado soluciones, es legítimo cualquier planteamiento, pero creo que, dando todas las soluciones y habiéndolas explicado, también merece una respuesta acorde a lo planteado por el Gobierno».

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px