Megatruck desarrollado por Lecitrailer para Disfrimur

Con el uso de ‘megatrucks’, el Gobierno español espera mejorar la logística del transporte terrestre.

El último Consejo de Ministros ha tomado conocimiento del Plan de Movilidad Segura y Sostenible, que propone una renovación del parque de Vehículos para el periodo 2016-2020 que contiene un conjunto de actuaciones y medidas para esos cuatro años.

Según ha informado el Gobierno, el objetivo es la renovación del parque como estrategia prioritaria para la Dirección General de Tráfico y el coste económico de la implantación de esas medidas podría ascender a 2.113.667 euros, que se financiarán a cargo del presupuesto de este organismo.

Estas medidas comprenden desde modificaciones normativas a actuaciones organizativas o de gestión, cuya implantación cronológica podrá ser inmediata, a corto plazo o, en su caso, requerir una planificación a largo plazo. Algunas podrán estar lideradas exclusivamente por el Ministerio del Interior o compartidas con otras administraciones públicas o agentes sociales del sector.

Entre esas medidas, destaca potenciar el Registro de Vehículos con la ampliación de datos voluntarios, como las reformas de importancia que se hayan hecho en el coche, el kilometraje, accidentes con afectación de elementos de seguridad, etcétera.

Además, se prevé la posibilidad de facilitar a los profesionales información de los vehículos a través de la obtención de informes telemáticos mediante la página web de la DGT, en lugar de solicitar presencialmente esta información, y se continuará con la campaña de información sobre las responsabilidades asociadas a los titulares de vehículos de una antigüedad superior a diez años a través de la Dirección Electrónica Vial (DEV).

Vehículos en configuración euro-modular de hasta 25,25 metros

Una de las medidas incluidas es el uso de conjuntos de vehículos en configuración euro-modular de hasta 25,25 metros de longitud y 60 toneladas de masa máxima, que ya circulan en países europeos, lo que conlleva un incremento de su capacidad sustancial, con una disminución de costes de entre un 15 y un 50% para esas rutas que aprovisionan a las fábricas desde proveedores situados en los alrededores.

Esta medida se incluye en una próxima modificación del Reglamento General de Vehículos, actualmente en tramitación, a propuesta del Ministerio del Interior y de los Ministerios de Industria, Energía y Turismo y de Fomento.

Satisfacción de las asociaciones de transporte

En este sentido, Fenadismer ha manifestado su satisfacción porque el Gobierno no haya «sucumbido» a la presión ejercida durante esto últimos meses por los “lobbies” de las organizaciones de fabricantes y cargadores en España, que exigían reformar la actual regulación para aumentar los pesos y dimensiones de los vehículos de transporte de mercancías.

En agosto, la DGT elaboró un nuevo proyecto normativo que planteaba introducir diferentes modificaciones en lo que se refiere a la altura máxima de los vehículos y a la longitud de los semirremolques, como el incremento de la altura a 4,50 metros para toda la categoría de vehículos así como el incremento de los semirremolques de cuatro metros.

Estas propuestas fueron rechazadas por las asociaciones de transporte debido a la exigencia de que previamente se estudiara su viabilidad técnica a fin de no comprometer la estabilidad y seguridad de los vehículos, además de que serían medidas que obligarían a renovar el parque de semirremolques existentes con los consiguientes incrementos de costes a asumir por la empresa transportista en beneficio único de los cargadores.

Condiciones para la circulación de megacamiones

La nueva regulación establecerá que para la circulación de los megacamiones se exija previamente obtener una autorización especial expedida por la DGT, o por los Departamentos de Tráfico de Cataluña y País Vasco, en la que se establecerá las condiciones de circulación de dicho transporte.

Entre ellas destaca que la circulación se realizará preferentemente por autopistas y autovías, ya que sólo se permitirá la circulación por carreteras convencionales siempre que el recorrido por estas no supere los 50 kilómetros y sea como consecuencia de que se realiza el inicio o destino del viaje. Además, la autorización de circulación sólo se concederá si el recorrido total supera los 150 kilómetros.

La velocidad máxima autorizada será la misma que la establecida en la actualidad para los restantes vehículos de transporte pesado, esto es, 90 km por hora en autopistas y autovías y 80 km por hora en carreteras convencionales.

Por último, el conjunto del vehículo llevará obligatoriamente un sistema de señalización de advertencia para el resto de usuarios de la vía, en concreto mediante señales luminosas o rotativos en todo su contorno, así como portando la señal de vehículo largo en su parte posterior con la nomenclatura “XL” identificativa de su mayor dimensión.