Durante una comparecencia en el Congreso de los Diputados, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha confirmado que el Gobierno está trabajando para «erradicar la violencia vial» con una serie de medidas fundamentales. Una de ellas está centrada en la digitalización de la relación administrativa de los ciudadanos con la Dirección General de Tráfico.

De este modo, será posible realizar cualquier trámite desde el teléfono móvil. Además, se pretende reducir a 30 km/h el límite de velocidad de las calles de sentido único y modernizar la actual Ley de Tráfico.

La cuarta medida se refiere a impulsar la participación ciudadana en la creación de la cultura de la seguridad vial con iniciativas como el trabajo con colectivos vulnerables, asociaciones de víctimas de la violencia vial y encuentros con gobiernos locales y la Federación Española de Municipios y Provincias.

Marlaska ha incidido en la necesidad de alinear la seguridad vial con los objetivos de la Agenda 2030 y la Estrategia de Seguridad Vial de la Unión Europea, reforzando la cultura vial con acciones educativas y formativas.

Además, el ministro ha incidido en que en 2019, se han registrado mínimos históricos de siniestralidad, con 1.098 víctimas mortales en las carreteras y 37 días sin muertos por accidentes de tráfico en las vías interurbanas.