Más allá de las llamadas al diálogo y de insistir en que se buscará el consenso, el Gobierno sigue adelante con su plan para imponer peajes en la red de autovías del país y pretende tener diseñado este sistema en poco más de seis semanas.

De hecho, según informa Fenadismer, la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos ya trabaja en el texto del Anteproyecto de Ley que regulará el pago por uso en las vías de alta capacidad del país, con la intención de aprobarlo en Consejo de Ministros durante el próximo mes de junio.

De este modo se quiere cumplir los plazos comprometidos con la Comisión Europea y desarollar en un plazo de entre dos y tres años todos los instrumentos normativos preceptivos y crear la infraestructura técnica necesaria en la red viaria que permita implantar el sistema de pago por uso.

Sin embargo, mientras que se producen avances, como refiere Fenadismer en un comunicado, «hasta la fecha las organizaciones del sector del transporte por carretera siguen sin haber recibido una propuesta concreta por parte del Ministerio de Transportes sobre su intención en relación a dicha medida y el impacto económico que tendrá sobre el sector del transporte».

Frente a ello, el Gobierno insiste en que deberían cubrirse las ingentes necesidades de mantenimiento de la red viaria con estos nuevos peajes y, de igual manera, en que el pago por uso es la norma en el resto de Europa.