combustible gasoleo diesel surtidor

El gasóleo jugará un papel en la descarbonización del transporte.

Tras el revuelo causado respecto al tiempo que le queda al diésel como energía para la movilidad, el Ministerio para la Transición Ecológica sigue trabajando en una futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Este instrumento legal se acompañará de un ‘Plan de Transición Justa’ que colocará en el centro de la transición energética a los ciudadanos, según refiere el Gobierno, y que apostará por activar un diálogo real con los agentes sociales para abrir una nueva etapa en España, «más justa socialmente y más realista ambientalmente», como ha declarado recientemente la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

En este sentido, el Ejecutivo tiene que enviar antes de final de año a la Comisión Europea su propuesta de plan nacional integrado de energía y clima, un documento estratégico que, a juicio del Gobierno, define, en colaboración con otros Departamentos Ministeriales, las sendas a seguir en materia de energía y clima y de identificar retos y oportunidades.

Esta propuesta ha de marcar a sí mismo, la coherencia y la solidez, así como las perspectivas seguras para inversores, sobre todo en materia de energía limpia, «que permita que el conjunto de los sectores emisores aporten su esfuerzo para lograr los objetivos marcados en el horizonte 2030«, y en el que se seguirá trabajando en los próximos meses.

Esn este contexto, sería deseable que el Ministerio para la Transición Ecológica tuviera en cuenta las opiniones de la industria automotriz para conseguir un proceso de descarbonización ordenado, sin juicios de valor simplistas, que buscan demonizar energías que tienen que jugar un importante papel en toda esta transición.