El incremento «en más de un 30% del precio de los carburantes debido al alza del crudo y la ineficiencia de las petroleras españolas provoca un sobrecoste al sector del transporte por carretera de más de 2.000 millones de euros anuales«, según Fenadismer.

La organización empresarial calcula que cada camión genera una factura mensual de 5.800 euros sólo en concepto de carburante.

Ante esta situación, la patronal asegura que el Gobierno está ultimando la tramitación del Real Decreto-Ley que se comprometió en diciembre con las asociaciones de transportistas, dentro de los acuerdos que permitieron desconvocar el paro nacional anunciado antes de las pasadas Navidades, y que incluía, entre otras medidas, la del establecimiento de una cláusula automática de revisión de las tarifas que perciben los transportistas.

El ministerio se comprometió entonces a incorporar de forma imperativa en la Ley, «la cláusula de estabilización del precio del gasóleo en los contratos de transporte, sin posibilidad de pacto en contrario», en lo que era otra reclamación «que el sector lleva años persiguiendo para equilibrar las relaciones de los transportistas con los clientes».

Para conseguirlo se estableció modificar la redacción del artículo 38 de la Ley que regula el contrato de transporte terrestre de mercancías, introduciendo una moratorias de seis meses para contratos que ya tuvieran la cláusula, mientras que para aquellos que no la incorporaban se tomará como referencia el índice de variación del precio medio del gasóleo en el último año, a partir de la entrada en vigor del cambio legal.

Según Fenadismer, está previsto que dicho texto legal sea analizado este mismo jueves, 10 de febrero, por la Comisión Delegada de Asuntos Económicos del Gobierno.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px