Aunque hasta el momento sus negocios se habían centrado en las promociones inmobiliarias, el Grupo ASA ha puesto en marcha recientemente un área dedicada al sector de la logística. Así, a finales de 2019, adquirió un parque logístico de unos 100.000 m² en la localidad valenciana de Oliva.

Se trata de un enclave estratégico que le permitirá cubrir la demanda de almacenamiento de mercancías con destino al norte de Europa, las Islas Baleares y las zonas limítrofes. Formado por varias naves de distinta tipología, con capacidad para más de 25.000 palets, cuenta con un aparcamiento con 500 plazas para camiones.

Tal y como explican en Alicante Plaza, estas instalaciones pertenecían a Llácer y Navarro, pero fueron adquiridas por ASA cuando la empresa entró en concurso de acreedores. Incluyen un lavadero, un surtidor de gasolina y un taller mecánico, así como 3.000 m² de oficinas que se alquilarán a empresas del transporte y la logística.

El centro tendrá unas excelentes conexiones con la A-7, una vez finalicen las obras previstas para la conexión de un ramal con la N-332. De momento, el grupo está trabajando con Calidad Pascual en el nuevo centro y negociando con otras empresas para que realicen el acopio de sus mercancías en Oliva.