Swissport, Menzies y WFS piden medidas económicas efectivas en el ámbito de handling aeroportuario para minimizar el impacto de la crisis sanitaria.

En este sentido, los operadores de tierra solicitan al Ejecutivo que «no se les considere de forma aislada a las aerolíneas y que cuenten con el resto de los actores de la industria».

Todas ellas afirman que han visto su actividad notablemente afectada y, por este motivo, piden ayuda para mantener a sus empleados en plantilla, para evitar brechas en la seguridad internacional y la seguridad de la aviación a la falta de trabajadores certificados.

Toda vez que fuerza laboral es su principal coste, las compañías piden que «durante los ERTEs el Estado cubra el 100% de las cuotas a la Seguridad Social de los empleados, y no el 75%».

Sin embargo, las tres empresas se muestran preocupadas por la vuelta a la normalidad, ya que consideran que, «una vez finalizado el estado de alarma, su recuperación será mucho más lenta que la de otros sectores y por eso piden medidas especiales que tengan en cuenta la singularidad del sector».

Por otro lado, solicitan la condonación de las obligaciones de pago ante servicios que Aena presta a sus compañías, como el alquiler de instalaciones en los aeropuertos.