La subida del precio de los combustibles podría hacer peligrar la rentabilidad de las tiendas ‘on-line’, además de sobrecargar los servicios de atención al cliente y mermar la experiencia de compra de los usuarios.

Así se desprende de un estudio realizado por la plataforma de gestión posventa para tiendas ‘on-line‘, Outvio, que ha observado un encarecimiento en los costes de los envíos realizados por las tiendas online entre el 1 y el 31 de marzo, días en los que el precio del combustible estaba ya en máximos históricos.

Las empresas de mensajería, afectadas por el encarecimiento del combustible, han empezado a subir los precios de envío, con subidas para las franjas de menos peso que en algunos casos superan el 10%. En consecuencia, el 26% de las tiendas que operan por Internet ha optado por subir los precios de sus envíos o productos.

Los e-commerce deben estudiar muy bien qué estrategia seguir: si asumen esos costes, perdiendo beneficios, si suben el precio de sus envíos o si suben el mínimo a partir del cual el envío es gratuito.

En este sentido, aquellos que quieran mantener los envíos gratuitos deberán aumentar ventas y fidelizar clientes, pero además, quizá deban plantearse un cambio en su estrategia: en lugar de hacerlo a partir de 40 euros, por ejemplo, hacerlo a partir de 60, asegurándose así de que el cliente gaste más.

Además, desde Outvio invitan a las tiendas probar con una estrategia multitransporte. Si la tienda ‘on-line‘ trabaja con varias empresas de transporte o tiene la posibilidad de negociar precios con un nuevo transportista, tiene un poder de negociación mayor y posiblemente pueda obtener unas mejores tarifas.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110