Pese a que muchos opinan que la crisis económica que sigue a la pandemia puede suponer una cortapisa para las inversiones en sostenibilidad, muchos otros creen que un momento tan crudo como el actual es el más adecuado para impulsar un catártico cambio de modelo.

De esta última opinión parece ser Jeff Bezos, consejero delegado de Amazon, empresa que ha creado un fondo de inversión verde por valor de 2.000 millones de dólares, unos 1.776 millones de euros al cambio.

Estas inversiones irán destinadas al desarrollo de tecnologías y servicios sostenibles que permitan a Amazon y a otras empresas alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono de cara a 2040.

El gigante norteamericano del comercio electrónico ha abierto este fondo a las empresas de todo el mundo en un amplio abanico de sectores que incluyen, entre otros, el transporte y la logística, la generación, almacenamiento y utilización de energía, la fabricación de materiales, economía circular, así como de alimentación y la agricultura.

La compañía estadounidense ha anunciado que está en condiciones de utilizar únicamente energía procedente de fuentes renovables para 2025, cinco años antes de lo previsto.

De igual modo, también ha aumentado su apuesta para participar en el capital de empresas que fabrican vehículos eléctricos, entre otras iniciativas de sostenibilidad.