cma-cgm-jacques-saade

El portacontenedores cuenta con una eslora de 400 metros.

El astillero chino Jiangnan-Changxing está dando los últimos toques al nuevo portacontenedores de 23.000 TEUs de capacidad, el mayor del mundo alimentado por GNL y que constituye el primero de un pedido total de nueve realizado por CMA-CGM.

El buque, bautizado como CMA-CGM Jacques Saadé en honor al fundador de la compañía, empezará a dar servicio bajo pabellón francés en la flota de la naviera a partir del año próximo, destinado en las rutas que unen el norte de Europa con Asia.

Los nueve barcos que componen el pedido cuentan con una eslora de 400 metros de longitud, así como con una manga de 61 metros de anchura y vienen equipados con avanzados sistemas de navegación que incluyen dispositivos de realidad aumentada y de predicción del movimiento de la nave, además de un sistema inteligente de ventilación para los contenedores ‘reefer’ que se transporten abordo.

Con estos nueve portacontenedores que la naviera gala va a ir incorporando al servicio, CMA-CGM rubrica su apuesta por un transporte marítimo sostenible, toda vez que el GNL permite reducir las emisiones de óxidos de azufre y partículas en hasta un 99%, de óxidos de nitrógeno en hasta un 85% y de dióxido de carbono en torno a un 20%.