La secretaria general de Transportes y Movilidad, María José Rallo, ha querido aprovechar la última asamblea de CETM, celebrada de forma telemática, para enviar un mensaje claro al sector en relación con los avances que espera de la mesa tripartita montada con la propia Administración, los transportistas y los cargadores.

Rallo ha vuelto a pedir que se «trabaje con decisión y enfoque global, sin posiciones maximalistas» para encontrar acuerdos, en un momento que ofrece una «oportunidad real y única que no podemos perder para solucionar problemas históricos».

Así mismo, la secretaria general ha querido dar un toque de atención al sector en relación con la negativa del Comité Nacional a contar con un interlocutor técnico en esta mesa.

En este mismo sentido, parece como si el Ministerio estuviera presionando a las asociaciones del sector, a las que pide que abandonen «posiciones inamovibles» para llegar a compromisos con los cargadores, a los que no parece que se estén pidiendo medidas similares.

Por otra parte, Rallo, en este mismo sentido, ha recordado que el Ministerio no puede proponer normativas que vayan contra los principios reguladores de la actividad económica, en lo que parece una clara alusión a la imposibilidad de prohibir tajantemente que los conductores hagan labores de carga y descarga.

De igual modo, la llamada al «salto cualitativo« que debe dar el sector «para mejorar su eficiencia» podría interpretarse como una petición para que se acepte la modificación de los pesos y dimensiones, ya que es precisamente esta la manera que se utilizó en su momento para intentar introducir de rondón las 44 toneladas en las carreteras españolas.