Obras del ferrocarril correspondientes al Corredor Mediterráneo

El titular de Fomento buscará analizar con las Comunidades Autónomas las prioridades actuales en el ámbito de las infraestructuras.

Haciendo gala una vez más del verdadero significado de la definición del Ministerio de Fomento (‘de las Infraestructuras’), el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ha indicado cuáles van a ser las prioridades de su departamento para esta nueva legislatura.

En este sentido se debe enmarcar la intención de «buscar un acuerdo nacional sobre infraestructuras en España»  con el fin de establecer un marco para su desarrollo que cuente con el máximo consenso posible entre las Comunidades Autónomas, los grupos políticos y el sector de la construcción.

Su intención es empezar a dialogar cuanto antes con las diferentes formaciones políticas para decidir la manera de abordar el proceso, garantizando la estabilidad en la implementación de las políticas de infraestructuras a nivel nacional.

Aunque ha reconocido que lograr un pacto no será sencillo, insiste en que es necesario analizar de forma consensuada las prioridades actuales. Por ello, este lunes 18 de noviembre tiene previsto iniciar la ronda de contactos con las Comunidades Autónomas, mediante una reunión con el presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez.

En estos encuentros tratará de conocer cuál es la situación actual, las principales dificultades de las actuaciones que están en curso, y las reivindicaciones y necesidades existentes. Posteriormente, se mantendrán nuevas reuniones para establecer los compromisos a adoptar.

Abrir vías de diálogo con Seopán

El titular de Fomento, que considera que el marco presupuestario deberá respetar el cumplimiento de los objetivos de déficit y el techo de gasto, aspira también a abrir vías de diálogo con Seopán, la patronal que aglutina a las grandes constructoras y concesionarias, para analizar la financiación público-privada, así como las distintas fórmulas para el desarrollo de infraestructuras.

Asimismo, desde el departamento se intentará encontrar una solución para retomar las obras que están actualmente paralizadas, promoviendo una mayor agilidad administrativa que reduzca los plazos y costes.

El objetivo para esta legislatura es que las infraestructuras sigan siendo elementos esenciales para la vertebración territorial, garantizando la equidad social y la igualdad de oportunidades, al tiempo que se mejora la competitividad del país.