DHL Express ha invertido 170 millones de euros en el nuevo hub internacional que acaba de abrir en el aeropuerto parisino Charles de Gaulle, lo que supone la mayor inversión del operador en Europa en los últimos años y la mayor en Francia desde su aterrizaje allí en 1976.

Su intención es reforzar su estructura en el país galo, donde ya ha invertido unos 80 millones en los últimos seis años, para tratar de adaptarse al incremento del comercio mundial, acortando los plazos de entrega, mejorando la trazabilidad y seguridad de los pedidos, y garantizando unas mejores condiciones laborales.

En este sentido, cabe apuntar que la delegación francesa del grupo ha registrado un crecimiento del 8% en sus volúmenes en 2020. Además, con la recuperación experimentada por parte de los clientes B2B de larga duración, la actividad está creciendo mucho en 2021.

En términos de tamaño y capacidad de procesamiento de pedidos, la nueva instalación es la cuarta más grande de toda su red europea, después de Leipzig, East Midlands y Bruselas. En concreto, suma 32.000 m² sobre una parcela de 91.000 m², por lo que es hasta diez veces más grande que su instalación anterior.

Solamente en el sistema ultramoderno de clasificación se han invertido 45 millones, garantizando una capacidad de 38.000 envíos por hora, 15 veces más. Asimismo, su nueva localización permite un ahorro de una hora en las entregas y recogidas para los clientes de la zona de París.

Los trabajos de construcción, que comenzaron en marzo de 2020, han durado 20 meses. Se espera que esta instalación pueda absorber el crecimiento previsto para los próximos diez años, si bien existe la posibilidad de ampliarla.

Eficiente y sostenible

Por otro lado, conviene apuntar que el centro cumple con los más estrictos criterios medioambientales, incluyendo iluminación LED con sensores de presencia, el sistema de clasificación con motores de alta eficiencia IE4, y un sistema de aire acondicionado más eficiente energéticamente, entre otros aspectos.

Al mismo tiempo, DHL Express France mantiene su objetivo de transportar hasta el 70% de sus recogidas y entregas con medios sostenibles para 2025. De momento, cuenta con más de 100 vehículos limpios y utiliza soluciones de cero emisiones para el acceso al centro de unas 50 ciudades.