La digitalización servirá para conocer la ubicación a tiempo real de un material, conocer cuál es la cantidad exacta del stock o el tener toda la información sobre la OF activa en un PDA, pero ¿qué ocurre si la ubicación no es la correcta, la cantidad no es la suficiente, o la orden de fabricación (OF) no debiera estar activa? ¿Qué impacto tiene el tiempo real, el segundo exacto, en comparación con unos plazos de aprovisionamiento de semanas o plazos de entrega de semanas?

La era digital en la que estamos tiene sus ventajas, pero es indispensable el método, las bases sobre las que montamos el modelo operativo de la empresa. Existen métodos cuyo objetivo es predecir el futuro, basados en algoritmos complejos y cantidad de datos capturados de la planta inteligente, generalmente basado en las reglas de la Planificación de Demanda de Materiales (MRP) por sus siglas en inglés Material Requirements Planning. En algunos entornos funcionan.

Sin embargo, existe otro modelo basado en la protección, donde se acepta que la realidad no es la esperada pero que está preparado hacer frente a la variabilidad: el Planificación de Necesidades de Materiales Impulsada por la Demanda (DDMRP) por sus siglas en inglés, Demand Driven Material Requirements Planning.

El DDMRP afronta el nuevo escenario con tres grandes diferencias con respecto al sistema MRP. A diferencia del MRP, que hace que todo sea dependiente, el DDMRP divide la estructura de un producto a través del desacoplamiento estratégico del inventario. Además, dimensiona las posiciones de inventario con el objetivo de protegerse, ya que en las condiciones del nuevo escenario es imposible acertar.

Mientras que en el MRP los parámetros de planificación son estáticos y rara vez son analizados y cambiados, el dimensionamiento de las posiciones de inventario objetivo de cada punto de desacople se calcula de manera dinámica, haciendo que el inventario objetivo cambie a medida que cambia la demanda.

El modelo Demand Driven MRP define cinco pasos que conducen a resolver los efectos de la planificación tradicional:

Desacoplamiento estratégico del inventario: Posiciona estratégicamente los puntos de desacoplamiento del inventario dentro de la estructura del producto y la cadena de suministro.
Dimensionamiento de los puntos de desacoplamiento: dimensionar el tamaño del inventario que nos proteja de la variabilidad.
Ajustes dinámicos de los puntos desacoplados: El objetivo de inventario de protección se cambia a medida que cambia el consumo de los artículos.
Planificar: lanzamiento de órdenes de fabricación y compras en base al consumo actual.
– Gestionar la ejecución: alertas de inventario en base al nivel de inventario en ese momento.

Durante los últimos diez años, hemos llevado a cabo más de diez proyectos de consultoría en empresas industriales. Hemos aplicado el DDMRP tanto en el aprovisionamiento, la fabricación y la distribución de manera independiente como en la combinación de todas las funciones, siendo implantaciones integrales de la cadena de suministro. En estos proyectos hemos logrado una mejora sustancial del nivel de servicio, la reducción del nivel de inventario global y la reducción de costes extra por urgencias.

Podemos afirmar que la digitalización ayuda a la hora de disponer de datos fiables, pero los tenemos que combinar con metodologías robustas que permitan afrontar las condiciones del nuevo escenario.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px